lunes, 28 de junio de 2010

¡El Apocalipsis!

Que estamos en una crisis bien jodida es algo que, de tan obvio, no merece la pena ni comentarlo. Pero lo que sí que me apetece comentar es el morbo que algunos le ven a la crisis, entendiendo morbo en el sentido que le da el diccionario de la RAE en su tercera acepción: “Atracción hacia acontecimientos desagradables”. Y es que parece que algunos disfrutan de lo lindo imaginándose un mundo devastado por la puñetera crisis en los que los desamparados vagan como almas en pena por las calles de cualquier ciudad española con un niño muerto de hambre en los brazos pidiendo ayuda para no morir de inanición ellos también ¿Os parece exagerado? Pues no lo es tanto. Os pego algunos comentarios sacados de foros y noticias que he encontrado por ahí (y sin mirar mucho). Está pegado tal cual, faltas y errores incluidos:

-yo solo espero que no pase eso, creo que haran lo que tengan que hacer para no llegar a ese escenario, de llegar a lo que dice este hombre el CANIBALISMO volvera a los seres humanos

- “NO lo van a conseguir, la crisis ya esta aquí (sólo está empezando para los ciudadanos) y si que va a ser muy dura, va a durar de dos a tres años.

- “Este año es mucho peor que el anterior. el anterior nos mandaban a la calle pero todavía había trabajo este año no hay nada de trabajo y nos mantienenen a algunos por no cerrar definitivamente.

-“mientras esta noticia dice que la economia española empieza crecer las demas que estamos hasta el cuello de deudas tantas que estamos literalmente en bancarrota .... a quien quieren engañar ya a estas alturas señores lo de que pasa en Grecia ya esta aqui solo queda tiempo en que salgamos a la calle a hacer lo mismo que hacen los griegos.....

Y esto solo es un botón de muestra, que hay comentarios por ahí incluso peores. Pero que haya gente tan apocalíptica y morbosa es hasta normal. De todo tiene que haber en la viña del Flying Spaghetti Monster. Lo que ya no es de recibo es leer a supuestos expertos economistas decir cosas como estas:

- “España está peor de lo que nos dicen y la capacidad de hacer daño es mayor de lo que pensamos”.

- “lo que debería hacer el Partido Popular es lo que fuera para no ganar las próximas elecciones porque le partido que las gane se encontrará con las furias del infierno desatadas en su gobierno: tanto a nivel interno- por las medidas tan drásticas que se tendrán que tomar- como a nivel externo porque la situación estará tan degradada que será tremebundo

- “Después de Grecia van a ir España y Portugal”.

- “La solución no es ni de partido ni nacional, será lenta, dura y dolorosa y tendrá que venir de fuera”.

- “En 2010 empezará la crisis de verdad y será brutal, terrible".

Da mucho miedito, ¿verdad? Tal parece que los economistas nos vaticinan un Armaggedon por todo lo alto, con cava y fuegos artificiales para festejar el fin de fiesta. Pero no, no son todos los economistas, porque todas las citas anteriores pertenecen todas al mismo: Santiago Niño Becerra.

Niño Becerra es el profeta del apocalipsis moderno. De hecho, sus fans (que los tiene por centenares) le llaman “el profeta de la crisis” porque aseguran que la vaticinó punto por punto antes de que se produjera y que no falla nunca en sus vaticinios. Y claro, con semejantes vaticinios tiene a los morbosos a los que nos referíamos al principio más contentos que un tonto con una tiza, proclamando las “verdades” de su gurú de la debacle económica por todos los foros de Internet.

Pero, ¿quién es Niño Becerra? Si miramos en la Wikipedia nos contarán que es Catedrático de Estructura Económica y profesor en la Facultad de Economía IQS (Instituto Químico de Sarrià) de la Universidad Ramón Llull, una universidad privada sita en Barcelona de las que te cobran una media de 10.000 eurelios por curso. Aparte de eso poco más nos cuentan aparte de que ha ocupado diversos puestos y cargos en empresas, fundamentalmente del sector siderúrgico, y que publicó su tesis doctoral en 1980. No se mencionan ni premios ni otros trabajos aparte de la tesis.

Lo que si se menciona, y de ahí la fama que tiene, es que escribió “El crash del 2010”, tochaco en el que supuestamente (y digo supuestamente porque ni lo he leído ni tengo el más mínimo interés en hacerlo por motivos que comentaremos después) acertaba de pleno con todos los eventos de la crisis como si fuera el oráculo de Matrix. Claro que el libro está editado en 2009 y así, hasta yo acierto que va a haber crisis. Concedámosle el beneficio de la duda y supongamos que empezó a escribirlo un poco antes, pero aún así tampoco me parece tan espectacular su “profetismo”. Por cierto, que si buscáis libros suyos tiene otro, “La Teoría general de sistemas: una aproximación a las unidades económicas de producción con estudio aplicado al sector siderometalúrgico”, de 1982, que es precisamente su tesis doctoral. Con semejante bagaje no sé cómo no le han dado aún el premio Nobel de economía. Será porque a los españoles nos tienen manía, seguro.

¿Pero, en que se basa Niño Becerra para hacer sus extraordinarias (según sus seguidores) predicciones? ¿En sesudos análisis de la situación económica mundial? ¿En métodos estadísticos revolucionarios desarrollados por él mismo? ¿De todo un poco?

Pues antes de investigarlo, vamos a ver esta foto:

Niño Becerra es el segundo por la izquierda. No, no es Miki Nadal disfrazado de tertuliano, aunque se le parece. Es Niño Becerra en persona, os lo juro.

¿Y que pone en el cartel que tapan los culos de dos de sus compañeras de ponencias varias? ¿Congreso de Biología? ¿Congreso de Psicología? ¿Congreso de Sociología?

Pues no. Pone CONGRESO DE ASTROLOGÍA. En serio.

Y si no me creéis, mirad aquí:

http://www.investigaastrologia.com.ar/Info/Congresos/2005/elcongreso.htm

Por si no os queréis leer las majaderías de esa página, os pego un trozo jugoso:

Inma Fernández y Santiago Niño Becerra, presentes también en las dos ediciones anteriores de este Congreso, presentaron la ponencia titulada: Las grandes crisis socioeconómicas en la era de Piscis. Siguiendo con su colosal estudio sobre los ciclos económicos y sociales de la Historia de la humanidad, presentaron un documentado trabajo sobre el desarrollo económico de los 2195 años de la Era de Piscis, destacando 20 momentos cruciales en la Historia, que según sus propias palabras, "han sido el inicio de transformaciones profundas en el contexto económico y social, y, por ende, político. Estos momentos constituyen las grandes crisis de la Era de Piscis".

La ponencia se desarrolló en dos partes: Inicialmente, Santiago Niño Becerra, catedrático de Economía en la Universidad Ramón Llull, de Barcelona, España, efectuó un amplio análisis histórico, económico y social sobre este largo periodo, haciendo hincapié en los ciclos de carácter astrológico que subyacen en él, y en la segunda parte Inma Fernández abundó en las circunstancias y modelos astrológicos que operaban en cada uno de los 20 momentos críticos que han marcado la evolución económica del mundo.

El trabajo que vienen realizando en equipo Santiago Niño e Inma Fernández está siendo divulgado por esta revista desde el año 2002, y en esta ocasión uno de los artículos firmados por ellos ha recibido merecidamente uno de los Premios "Gloria de Pubill" de este año 2005, como comentaremos más adelante.”

¿Vamos entendiendo como se plantea Niño Becerra sus tesis macroeconómicas? Relacionándolas con los grandes ciclos astrológicos de la Era de Piscis, claro. ¿Cómo no se le había ocurrido antes a nadie? Chupaos esa, Keynes, Stiglitz, Krugman y compañía. ¡Aficionados!.

Pero por lo menos vemos que si que le han dado un premio: el "Gloria de Pubill" del 2005. ¿Tendrá mucho prestigio?. Pues como podemos leer en la misma página, el premio es al mejor artículo publicado en MERCURIO-3 durante 2003-04, cuyos ganadores se eligen por votación los lectores y suscriptores de esta revista especializada. Especializada en Astrología, claro. Así no me extraña que no nombren este premio en la Wikipedia.

¿Y como era el artículo en cuestión? Pues una cosa muy interesante y que podéis leer aquí:

http://circuloatenea.blogspot.com/2008/07/el-gran-crash-2011.html

Basta con leer el primer párrafo:

El momento histórico en que se produce el inicio del sextil Neptuno-Plutón se encuadra en una fase que, en el ámbito económico y social, es altamente compleja debido a los efectos producidos por el incremento de productividad habido en los años 20, por el entorno de especulación bursátil generado a partir de 1923 y por el corsé que para el comercio internacional representaba el patrón oro. Es en 1928, cuando Neptuno entra en Virgo, que comienza este aspecto a Plutón el cual se hallaba en el signo de Cáncer desde 1914. Este aspecto representa que la fluidez y la facilidad características de Neptuno dan su apoyo a la evolución o supervivencia básicas de Plutón.

Ahí queda eso.

Por lo que he podido entender entre tanto “sextil Neptuno-Plutón” (recordemos que en 2005 Plutón aún era un planeta. Que desgracia para los astrólogos el que lo hayan rebajado de categoría) y “Cruz T Mutable entre Plutón en Sagitario, Urano en Piscis y Saturno en Virgo” viene a decir que la crisis de ahora es tan mala como la del 29 porque la carta astral de entonces se parece a la de ahora. Chúpate esa.

Y al final te lo demuestran con las cartas astrales y todo. De verdad de la buena.

En fin, que ya veis como está el patio. Yo estoy convencido de que a Niño Becerra le sacan en tantas tertulias simplemente porque profetizar el apocalipsis vende. Y aún más si profetizarlo sirve para fastidiar a Zapatero que pretende, el muy capullo, sacarnos de la crisis antes de que el PP se pueda apuntar el tanto. Y eso si que no. Otra cosa es que nos gusten más o menos las medidas tomadas para intentar sacarnos, pero mira que si lo intentan y va y les sale bien… el disgusto que se iba a llevar Mariano. Con lo bien que le viene la crisis para intentar pillar cacho sin mover un músculo.

Pues eso. Que yo ya cada vez que alguien me nombre la inmensa sapiencia y clarividencia de Niño Becerra no voy a poder sino esbozar una sonrisa sardónica. Pero allá cada cual con lo que piensa, ¿eh?, que para gustos los colores. Hasta hay quien se toma en serio a Von Däniken y Pío Moa.


viernes, 25 de junio de 2010

Tiempos modernos

No deja de ser un gesto de cara a la galería, pero sirve para dar una imagen de normalidad a la que no estamos acostumbrados, y menos cuando se trata de las relaciones entre EEUU y Rusia. Lo que hace unos años hubiera sido un chascarrillo contado por algún guardaespaldas para solaz de sus compañeros en una larga espera durante una guardia (algo así como "¿os imagináis al presidente y al ruso comiéndose una hamburguesa?"), y visto como algo totalmente imposible, ayer se convirtió en realidad.

Se dejaron de fotos de sofá, recepciones oficiales (aunque no de traductores), apretones de mano mirando a cámara y costosas a la vez que gélidas cenas de gala y los presidentes de dos de los países más poderosos de la tierra se quitaron la chaqueta, se sentaron a una mesa y se comieron una hamburguesa. Además, a Obama se le ve que está en su ambiente, que le encanta.

Seguramente todo esto esté más que preparado, la hamburguesería haya sido revisada varias veces en los últimos meses, el personal investigado (si no directamente cambiado por agentes) y la gente que aparece en alguna de las fotos cuidadosamente elegida, pero la capacidad de Obama para hacer que cualquier cosa parezca natural, no tiene límites. Domina la escena como nadie, y en eso se basa gran parte de su éxito. Todos esperamos que no se base sólo en eso.

Y como aquí somos como somos, para que veamos una foto de dos líderes políticos españoles tomándose una caña (porque aquí somos más de caña y tapita que de hamburguesa) no falta mucho tiempo. Lo que no veo yo es a estos líderes políticos españoles tomándose la caña con naturalidad, sino posando para que todos le vean bien. Con la misma sonrisa vacía de siempre y hablando con los fotógrados en lugar de hablar con su acompañante. Y eso que, en principio, no les hacen falta traductores. Además, han cambiado el contacto a través del famoso teléfono rojo, por el Twitter, como cualquier mortal.

También habría que ver lo que se pide cada uno. Porque seguro que si el líder es catalán opedirá butifarra o pa amb tomaca, y un vino de Costers del Segre, el andaluz se pedirá jamoncito y un fino, el valenciano... no hay líderes políticos valencianos, porque ni González Pons ni Leire Pajín cuentan como líderes. Los gallegos se pondrían morados de Albariño y pulpo a feira y los castellano-manchegos se comerían unas gachas. Especialitos que somos, porque aunque a las hamburguesas se les ha llamado durante muchos años filetes rusos, pero no creo que Medvédev sea consciente de ello.

jueves, 24 de junio de 2010

Ni sí ni no, sino todo lo contrario...

Después de este parón de una semana y pico, provocado por el cabreo, la desidia y los calores que te quitan las ganas de escribir algo, por poco que sea, voy a escribir precisamente sobre esas tres cosas, y cuáles han sido los motivos que me han provocado las dos primeras sensaciones, y de los calores hablaremos otro día, que hoy hace mucho calor.

El cabreo me viene provocado por la clase política. Alguno pensará que "para variar", pero sobre todo estoy cabreado con Durán i Lleida. ¿Por qué?, sinceramente porque me parece de los pocos políticos que pueden salvarse en un colectivo cada vez más mediocre y con menos valores, si es que algún día los tuvieron. Lo que pasa es que ha sucumbido a lo que sucumben todos antes o después: el electoralismo.

Este año se celebran elecciones a la Generalitat de Catalunya, y se nota porque el tono de Duran i Lleida ha cambiado radicalmente de un tiempo a esta parte. Mucho más duro con el gobierno en su discurso, pero revistiendo sus decisiones (como la de apoyar las medidas de recorte o abstenerse en la convalidación del decreto de reforma laboral) de responsabilidad y sentido de estado. Señor Durán, si no le gusta, no lo vote, si considera que no es bueno para España, no lo vote, si considera que el presidente del gobierno debe dimitir, apoye una moción de censura contra él, pero no tire la piedra y esconda la mano en el sentido de estado. Según usted mismo, el gobierno ha aprobado dos malas medidas, pero con su inestimable colaboración. ¿Es ése su sentido de estado o no son tan malas pero tiene que decir que lo son para no perder votos en Catalunya?

Y eso, me cabrea.

Los que me producen desidia son los otros dos. Ha llegado el momento en el que paso, tanto del uno como del otro, pero que no se frote las manos Rosa Díez, porque de ella paso hace ya muchos años. Entre que Zapatero da la sensación de que no sabe por dónde va, o a duras penas lo intuye, y que Rajoy se ha instalado en el NO a todo por sistema (excepto en la reforma laboral, que ha criticado hasta la saciedad para luego facilitar su aprobación), la única salida que veo a esto es que hagamos como en tiempos de Amadeo de Saboya y busquemos a un presidente fuera, porque en las próximas elecciones tendrá que ganar uno de los dos. Por desgracia. No veo a Zapatero dejando paso a nadie, y lo que está justo detrás no parece mucho mejor (aunque sí más contundente, como Blanco o más diplomático, como Bono), porque no creo que se presente María Teresa Fernandez de la Vega.

Lo mejor de todo es que han estado metiendo prisa a Zapatero para que lleve a cabo la reforma laboral, y ahora que la hace dicen que es precipitada, y cuando se les pregunta por lo que habrían hecho ellos, se desentienden. Luego dan su aprobación implícita al favorecer su aprobación y se abrazan al sentido de estado. Y no voy a seguir porque pasaría de desidia a más cabreo, porque lo siguiente de lo que iba a hablar es de la conversión del PP en el partido de los trabajadores. Y sin caerse del caballo.

A todo esto, Obama felicita a Zapatero por su valentía. Miedo me da Leire Pajín cuando se le caliente la boca y empiece a hablar de acontecimientos planetarios. Su simple presencia como secretaria de organización da idea de cómo está el PSOE.


La imagen del encabezamiento corresponde a la viñeta de Peridis en la edición digital del diario El País del 24 de Junio de 2010.

martes, 15 de junio de 2010

Rock in Rio 2010: Metallica Live

Como no todo iba a ser gafapastismo y no me considero un gafapasta pese a lo que digan las malas lenguas (que las hay, y muy malas), ayer tocaba ir de concierto, y qué mejor que ir al Rock in Rio (que reconozco que es algo gafapasta y excesivamente buenrollista para mi gusto) a ver un día centrado en el heavy metal. Ah, y ante todo, esto no pretende ser una crítica (sesuda o no) del concierto de Metallica ni del Rock in Rio, sino simplemente contar mis sensaciones personales.

La organización, a la altura de lo esperado y demostrado en 2008. Los mismos autobuses en el Santiago Bernabeu que en cuanto se llenaban salían hacia la Ciudad del Rock, en Arganda del Rey. Una vez allí, tuve un deja-vu, que se rompió al ver la noria, que en 2008 no estaba. De todas formas tampoco me subí. Cosas del vértigo.

Cuando llegamos, estaba preparándose Marilion en el escenario Sunset (el pequeño), y ya había actuado Barón Rojo, pero bueno, otra vez será, aunque no creo que queden muchas oportunidades. A la vez, en el escenario Mundo (el grande), Sôber empezaba su actuación. No los vi porque entre ellos y el principio de Motorhead aprovechamos para cenar. Era pronto, pero en teoría Metallica empezaba a las 22:30, con lo que tampoco había que dejarlo para muy tarde, o no los podríamos ver.

Cenamos en el Burger King (viva la comida basura, viva!!!) y nos fuimos hacia el escenario Mundo, donde todavía pudimos ver un buen rato de Motorhead, que he de decir que me encantó. Como muestra, el tema Rock Out.



Y a las 23:15, con 45 minutos de retraso, llegó el turno de Metallica, que hizo que todo el mundo se volviera loco. Hay grupos que te gustan, otros que te encantan y otros que ves que son de otro nivel. Metallica es de estos últimos. Cuando alguien lleva casi 30 años en primer plano es por algo, y eso se nota. El sonido, potentísimo y limpio, la puesta en escena perfecta, todo cuidado hasta el más mínimo detalle y los cuatro gustándose en el escenario. Os dejo con un par de muestras de lo que fue el concierto. La primera, Master of Puppets. Quiero pedir disculpas por el cartelito de "DEMO VERSION" que aparece en el vídeo, pero es que es el único que he encontrado en el que la canción está desde el principio y audio y vídeo no están desincronizados. Como tampoco se trata de la calidad, sino de poner un ejemplo de lo que fue el concierto, he decidido que mejor verlo con eso en la imagen (que tampoco molesta tanto) que poner un vídeo en el que pareciera que estaban haciendo playback, y mal hecho, que eso sí que es molesto. Os dejo pues con Master of Puppets, una de mis canciones preferidas y uno de los, a mi juicio, mejores momentos del concierto:



Y ahora otra canción, también de las que más me gusta y que en directo es impresionante: Nothing else matters.



Y bueno, ya se ha confirmado que en 2012 habrá una tercera edición de Rock in Rio en Madrid. A ver si entonces es un festival de Rock y no tenemos días como el de Miley Cyrus, que no sé lo que pintaba en un festival como éste. Ah, y Shakira ya ha venido los dos años, así que no nos vendría mal un descanso.

lunes, 14 de junio de 2010

Feria del Libro 2010

Ayer finalizó la Feria del Libro de Madrid 2010, que se celebró, como todos los años, en el Paseo de Carruajes del Parque del Retiro. Este año han bajado las ventas, pero sobre todo debido al mal tiempo que ha estado haciendo esta última semana, lo que ha retraído la presencia de público.

Ayer, sin embargo, salió un día espléndido (por lo menos comparando con el sábado que no dejó de llover), así que puesto que había salido a desayunar al Museo del Jamón y que, total, estaba a un paso, me acerqué a dar una vuelta y a comprarme el último libro de Matilde Asensi: Venganza en Sevilla.

Lo que pasa es que soltarme a mí en la Feria del Libro es como soltar un toro en la calle, que nunca sabes lo que va a pasar, así que al final me compré 3 libros y porque me pude contener, porque hubiera caído alguno más. Al fin y al cabo, ese es el cometido de la Feria del Libro, vender más con la excusa de que te puedes llevar tu ejemplar firmado por el autor.

Y entre los autores podemos encontrar de todo. Desde los consagrados como Matilde Asensi, Fernando Sánchez-Dragó, Javier Reverte, Almudena Grandes o Antonio Muñoz Molina, hasta los que aprovechando un supuesto tirón mediático (casi siempre de parte de la televisión) sacan un libro y esperan que lo compremos. Por ejemplo: no sé qué habrá escrito Rafa Méndez, y ojalá sea una gran obra, pero el bagaje que presenta es haber sido profesor en el programa "Fama, ¡a bailar!", de la cadena de televisión Cuatro y mezclar el inglés con el español al hablar, haciéndose famoso su uso de la palabra amazing. Y aquí las pruebas de que estaba firmando:

La foto no es buena, pero es que estaba en la cola para que Matilde Asensi me firmara los libros que había comprado y no pensaba moverme más, y el zoom de mi móvil es limitado. Al fin y al cabo, es un móvil.

También está gente que no ves desde hace tiempo y que te hace pensar ¿pero éste no estaba muerto? Afortunadamente, no era el caso que nos ocupa, y en una de las casetas estaba Don José María Carrascal, periodista de raza y escritor frecuente, al que seguramente todos recordamos por sus corbatas y por su voz más que por su profesionalidad, tan grande como curiosas sus corbatas.

Esta vez presentaba un libro sobre Don José Ortega y Gasset, que por lo visto no gozaba de mucho predicamento entre los asistentes. He de reconocer que yo tampoco compré el libro.

Y no podía faltar el ser humano que mayor partido ha sacado a la crisis económica, que empezó a hacerse conocido con un escrito que se difundió por internet y que luego ha ido saliendo en todos y cada uno de los programas de TV que le han invitado, con mención especial para Buenafuente. Estoy hablando del economista Leopoldo Abadía, que presentaba su enésimo libro sobre la crisis económica.

Aquí podemos ver al señor Abadía, luciendo la mejor de sus sonrisas mientras da la mano a uno de sus compradores. Si dicen que una crisis es un momento de oportunidades, el suyo es el mejor ejemplo. Ojo, y no le quito mérito, antes al contrario. El ver la oportunidad en tiempos de crisis es una habilidad que no abunda, porque no debe ser fácil. He de decir que tampoco me compré el libro.

Los que sí compré fueron dos de Matilde Asensi. El primero que me comr, Venganza en Sevilla, segunda parte de Tierra Firme, y que promete seguir con las aventuras de Catalina Solís/Martín Ojo de Plata en la Sevilla del Siglo de Oro. Espero pasármelo tan bien como con todos los anteriores. El segundo que me compré fue Todo bajo el cielo, el único que me faltaba por comprar de Matilde Asensi, y que no me terminaba de llamar la atención, pero que me decidí a comprar ayer.

Espero disfrutar tanto con ellos como con todos los anteriores y como disfruté ayer hablando con la autora mientras me los firmaba. He estado en algunas firmas y no pasan de las frases de compromiso, pero Matilde Asensi no daba esa impresión, además de mostrarse amable y para nada forzada en su actitud con su interlocutor. Si ya me habían conquistado sus novelas, ahora también me ha conquistado ella. Merecieron la pena los 45 minutos de cola para que me firmara los libros.

Y por último, vi que Alfredo Relaño firmaba ejemplares de su libro 366 historias del fútbol mundial, y como es un libro al que tenía ganas después del Futbolcedario que tanto me gustó, decidí comprármelo. Aquí, si bien la actitud del señor Relaño era afable con el lector, se veía otra cosa. Lo primero que hizo fue preguntarme si era del Madrid o del Atelti, para la dedicatoria. Cuando le dije que soy del Valencia, se descolocó un poco. Luego estuvimos hablando un par de minutos, y bueno, salió el tema de que Albelda es el cacique del vestuario del Valencia. Cómo no. De Alfredo Relaño no tengo foto.

En resumen, un muy buen día en la Feria del Libro, que redondeé con una cañita en el Museo del Jamón de vuelta a casa, que para eso me pilla de paso.

viernes, 11 de junio de 2010

Estampas de la crisis

La crisis económica, basada sobre todo en la burbuja inmobiliaria, ha acarreado que el número de obras descienda notablemente, con lo que ello implica para colectivos tan apegados a ellas como los pensionistas.

Sé que suena a tópico y a cachondeo, pero es la verdad. Todos hemos visto en nuestras ciudades cómo grupos de pensionistas debatían acerca de la calidad de la mezcla o si debían echar más arena o más cemento.

Pero una vez terminado el Plan E, y por tanto paralizado el último reducto para ver obras, los pensionistas deben buscar otro entretenimiento, y eso es lo que muestra la foto que antecede a esta entrada. La escena transcurre el jueves a las 7:10 de la mañana, mientras esperaba el bus para venir a trabajar. Empiezan a ocupar sus puestos los repartidores de prensa gratuita y tienen que montar el tenderete. Una furgoneta lleva los periódicos y el carrito para almacenar los ejemplares y un señor mayor (que en principio podía parecer que tenía que ver, dada la soltura con la que se desenvolvía) les ayuda a montar los carritos.

¿Por qué sé que no tenía nada que ver? Porque una vez montaron todo y se quedó el repartidor en su sitio, volví a ver pasar al caballero con un ejemplar de 20 minutos en la mano camino de la parada de su autobús.

A ver si termina la crisis, o por lo menos crean el Canal Obras. Si hay uno de cocina y otro de decoración, ¿por qué no hacer uno de obras? Es más, en Discovery Channel se pasan media programación enseñando cómo se levantan las construcciones más grandes del mundo. Así que, con los documentales, Esta casa era una ruina, Saber Vivir por las mañanas, Se ha escrito un crimen después de comer y un par de realitys en los que los espectadores puedan decidir por donde seguir una obra (manda TABIQUE al 25900 o TECHO al 25901) o decidir cuál de los obreros debe abandonar la obra... Programación hecha.

miércoles, 9 de junio de 2010

We still can, can't we?

Estados Unidos reta a los ciudadanos a resolver sus problemas.

Sí, señores/as, la Administración de Servicios Generales de EE.UU. propone el crowdsourcing, como una de las herramientas para obtener soluciones de sus ciudadanos.

Es admirable la iniciativa de esta Administración en cuanto a los métodos de participación ciudadana, además de la aportación de la genial idea: tenemos problemas, tenéis problemas, tenemos que resolverlos, tenéis que resolverlos.

Es decir, está en nuestra mano, como ciudadanos y miembros de unas comunidades mayores o menores colaborar para que las cosas funcionen. Esto en España es dificil de plantear, pues parece que es el Gobierno (en concreto el Gobierno central) el único que debe resolver los problemas de las personas.

También tienen parte de razón, los gobiernos deben guiar con su función de dirección política el comportamiento del país o de las Comunidades Autónomas en su caso, pero los ciudadanos deben colaborar, participar activamente. Y cuando digo activamente no quiero decir, que haya que montar un partido político, o una asociación, me refiero a ser responsables y mantener un comportamiento íntegro. Por ejemplo, si un cierto gobierno central y/o autonómicos favorecen una situación propicia para la especulación con las viviendas, las personas deberían mantenerse en su línea de responsabilidad y no aprovecharse de la situación, pero... la tentación es dificil no?

Esto es un ejemplo, pero los gobiernos son fiel reflejo de la sociedad. Nosotros podemos, pero para eso hay que reconocer que somos parte de la solución. Sigamos la iniciativa de Obama en Estados Unidos y hagamos propuestas constructivas a través de las páginas web que están puestas a nuestra disposición por parte de la Administración, o por las vías que veamos oportunas. Creemos vías nosotros. We can do it, we should.

Enjoy the stand up comedy

El juego de palabras es muy facilón, pero anoche Juan Solo contó chistes peores y la gente se reía, así que yo no iba a ser menos. Porque los martes, en la sala Joy Eslava de Madrid, Paramount Comedy presenta a 3 de sus cómicos para que pasemos un buen rato, y a un precio que lo convierte en el mejor espectáculo en relación calidad-precio que se puede encontrar en Madrid.

Ayer me costó (gracias a Atrapalo.com) 7,5 €, con consumición incluida. Si tenemos en cuenta que una consumición durante el espectáculo te cuesta 5 € en el caso de los refrescos y 7 € en el caso de un cubata, el espectáculo te sale prácticamente gratis, porque en la consumición de la entrada te puedes pedir un cubatita tan ricamente. Por malo que fuera el espectáculo, que no lo es, ya te saldría barato. Si además es un muy buen espectáculo, en el que te aseguran por lo menos un cómico de los consagrados en Paramount Comedy (ayer fue Juan Solo) y que no siempre es el mejor de los tres, la cosa gana todavía más.

Vimos a Juan Solo, que fue quien hizo de maestro de ceremonias y el encargado de calentar al público para que recibiera a Fran El Chavo, de Valladolid, al que no había visto nunca y he de reconocer que me encantó pese a un par de chistes que no me gustaron, pero porque eran los típicos chistes de pedos que además no venían a cuento. Hay humoristas que basan su carrera en los pedos, pero es porque no saben hacer nada más, en otros casos -como el que nos ocupa- significa un bajón en el nivel del monólogo, lo que habla muy en favor de este cómico.

Después, se presentó en escena Miguel Iríbar, con apellido de mítico portero vasco y originario de Sevilla, que con otro tipo de humor, más reflexivo, mantuvo el listón muy alto. No lo había visto nunca y he de reconocer que me gustó mucho. En contra de lo que sucede en muchas ocasiones, los cierres de los chistes eran inesperados, huyendo de los tópicos de siempre.

Y como colofón, volvió a salir Juan Solo, a hacer su monólogo, que la verdad es que se me hizo corto. Juan Solo lleva mucho recorrido ya en Paramount y eso se nota. Controla la escena y al público en todo momento, además de que sus monólogos se notan mucho más compactos que los de sus compañeros de escenario. Tuvo momentos muy buenos, y no se repitió en exceso con respecto a monólogos anteriores, o por lo menos no me dió esa sensación.

Y el martes que viene más. No sé si voy a ir, pero de momento he reservado las entradas en Atrapalo.com. Si no voy, tendré que cancelar la reserva, y si voy, pues ya las tengo. Por 15 €, dos personas con una consumición cada una, es como para no pensárselo. ¿Alguien se apunta?

jueves, 3 de junio de 2010

Secundarios de lujo: Dennis Hopper

Mi primera aportación al blog quería enfocarla hacia una de mis mayores aficiones: el cine. Y hacerlo sobre un tema que a mí me fascina. Son esos tipos que aparecen en la pequeña o gran pantalla y destacan inmediatamente aunque no sean los protagonistas. Son los secundarios de lujo.

¿Qué es un secundario de lujo? Pues ya lo hemos dicho. Es ese tipo (o tipa, que también se puede incluir a no pocas mujeres en la categoría, pero como no soy políticamente correcto y me parece un auténtico coñazo lo de incluir la @ o el o/a en cada palabra lo voy a escribir como me dé la gana) que cuando entra a escena se hace con ella de tal manera que luego, cuando recordamos la película con un café o una caña acompañada de una patatas bravas (me está entrando hambre) no nos acordamos del prota, que puede ser alguien tan soso como el Keanu Reeves, sino de la frase lapidaria, la bofetada o la jeta que ponía el secundario que es la que marca la escena.

Y empezaremos por uno de los más grandes y que se nos acaba de ir: Dennis Hopper.


No voy a ponerme a recitar listas de películas o apariciones. Para eso ya tenéis imdb. Vais allí y lo buscáis, vagos. Lo que quiero hacer es dar mi opinión personal acerca de la persona (¡redundancia, redundancia!) y destacar sus mejores trabajos. Algo completamente subjetivo, claro, pero para eso es MI opinión. La vuestra, en los comentarios.

Dennis era de esos que se tomaba su trabajo siempre en serio. Lo que no quiere decir que se lo tomara seriamente, sino que sabía como darle el punto adecuado a cada trabajo. Y siempre como un auténtico profesional. Por ejemplo, en Waterworld, el truño acuático que arruinó el prestigio y la cabellera de Kevin Costner. Dennis era el malo (un papel, el de malo, que le dieron muchas, muchas veces. Le pegaba.) y como ya vio que aquello era una coña marinera se puso a tono, haciendo uno de los malos más pasados, descacharrantes, increíbles y descerebrados de la historia del cine. Y de paso le daba cien mil vueltas al Costner y sus agallas orejeras.


Dennis, tabaco y alcohol. Inseparables.

Dennis, siempre como secundario, había participado en películas grandes como Gigante, Rebelde Sin Causa o Duelo De Titanes alternando con apariciones en series como Bonanza, Cheyenne o The Twilight Zone hasta que le llegó su gran papel en Easy Rider y se empezó a forjar la leyenda.


Dennis y su chopper. La imagen que siempre le asociaremos.


Bueno, no es que le llegara el papel. Es que la dirigió él mismo y la escribió a pachas con Peter Fonda y, por supuesto, se reservó el papel más lucido. La película, vamos a dejarlo claro, es un auténtico coñazo. Solo se salvan las impresionantes imágenes de Dennis y Peter en la moto por las interminables rectas desérticas del medio oeste americano y las escenas de Jack Nicholson, pero la película se convirtió en todo un himno a la vida hippie y entró de lleno a formar parte del olimpo gafapastoso. Yo me quedo con la moto, lo mejor de la peli.


Su relación con el alcohol y las drogas siempre fue muy buena. Que no se separaban nunca, vamos. Y así fue dando tumbos hasta que le llegó otro gran papel de la mano de Coppola en Apocalypse Now.


Dennis pasadísimo. De vueltas y de todo.


Hacía el papel de periodista perdido en el campamento/manicomio del coronel Kurtz. No le costó mucho hacerlo, claro, ya que en el fondo se estaba interpretando a sí mismo (Dennis era, además de actor, un GRAN fotógrafo). Cuenta la leyenda, y parece ser verdad, que Coppola, harto de que Dennis no pudiera recitar bien su papel ni una sola vez por no estar en condiciones de hacerlo, le dijo que soltara en escena lo que le diera la gana, lo que pensara que le iba bien al papel. Y así quedaron los desvaríos más auténticos de la historia del cine. Porque eran auténticos 100x100.

Luego se fue reformando y los directores de Hollywood y bastantes de cine independiente le fueron llamando para que diera a sus películas ese toque de calidad que siempre daba, independientemente de que la película fuera una superproducción comercial como Speed o una pretenciosidad gafapastosa como Terciopelo Azul. Dennis siempre lo hacía bien.

Y como para muestra un botón, os dejo con una de sus mejores escenas. Dennis contando la historia de Sicilia a otro de los grandes secundarios de lujo (quizá merecedor de otro artículo), Christopher Walken en la muy respetable Amor a Quemarropa. Disfrutadlo mientras os tomáis un Jack Daniels y una cerveza (traguito y trago, traguito y trago) a la memoria de Dennis.


video

martes, 1 de junio de 2010

Nuevos fichajes

No sólo el Madrid iba a tener galácticos, así que, aprovechando que estamos en periodo de fichajes, y antes de que suba su cotización en el mundial, La página aleatoria ha fichado de una tacada a dos nuevos comentaristas.

Dentro de poco (en realidad cuando ellos quieran) Chus y Tyrion empezarán a escribir aquí, y como un servidor, escribirán lo que les dé la gana y en el momento en el que les dé la gana. Podrás estar o no de acuerdo, pero te aseguro que lo escribirán desde su más profundo convencimiento, y esa es la gente que queremos en esta página: gente que pueda estar en lo cierto o estar equivocada, pero que tenga principios y defienda lo que cree.


No se trata de cambiar el mundo (aunque tampoco estaría mal, dános tiempo), pero por lo menos, haremos patente que creemos que puede haber un mundo mejor en el que vivir. Al fin y al cabo, nos va la vida en ello.


Bienvenidos.