jueves, 29 de julio de 2010

Sin permiso de la autoridad

Y haga el tiempo que haga, en Cataluña no habrá corridas de toros. No soy protaurino, aunque reconozco que he ido a los toros un par de veces en mi vida y he visto corridas cuando se podían ver en la tele. Tampoco soy antitaurino, porque no creo en las solicitudes de prohibición ni en la bondad absoluta, y muy posiblemente el que se rasga las vestiduras en defensa de los animales, en otros órdenes de su vida tendrá mucho que callar.

Por otra parte, sí que me gustan las fiestas de toros en la calle, de gran tradición en Valencia, y me encantan los encierros de San Fermín. Y no soy de los que sale y se planta delante del toro, yo me quedo detrás de la barrera viendo a los demás cómo se la juegan. Nunca me ha gustado ponerme delante de una furgoneta en marcha, y si tiene cuernos mucho menos, pero respeto profundamente al que lo hace.

No voy a decir que haya que dejarlo todo en nombre de la situación económica, pero tampoco me parece que los políticos deberían ocuparse de estas cosas con la que está cayendo. En todo caso, en Cataluña, y con las elecciones en Otoño, tampoco se puede esperar otra cosa, porque ya sabemos que para los políticos lo más importante es mantener su puesto, esté cayendo la que esté cayendo. Y precisamente con esas elecciones parece tener que ver el trasfondo de esta decisión del Parlamento catalán. Los nacionalistas se han posicionado en una actitud rupturista con todo lo que huela de lejos a España, el PP pone ahora el grito en el cielo porque España se vuelve a romper 6 años después de que ya se hubiera roto (o eso decían ellos) y el PSOE ni chicha ni limoná, da libertad de voto y así no se tiene que pronunciar como partido.

Recuerdo el año pasado, cuando estuve en Barcelona, que se anunciaba la corrida de José Tomás en la Monumental de Barcelona (que supongo que ahora convertirán en un recinto multidisciplinar, con lo que les gusta esa palabra) y el cartel de No hay billetes empezaba a blanquearse del sol, por el tiempo que llevaba puesto. Tampoco quiere decir esto que Cataluña se vuelque con los toros, pero afición había, y la seguirá habiendo. Según los datos estadísticos, el número de festejos era cada vez menor, así como la asistencia a los mismos, por lo que quizás hubiera sido mejor dejar que la poca asistencia de público hubiera dejado de hacer rentables las corridas de toros. Después de se prohíben y ya está, como en Canarias, pero claro, es mejor apuntarse el tanto ecologista antes de las elecciones, y si puede ser justo antes, mucho mejor.

Al final, lo que queda es que en Cataluña no habrá corridas de toros y los aficionados tendrán que ir a Aragón, la Comunidad Valenciana o directamente a Francia, como cuando se iba a ver El último tango. Y es que donde esté una buena corrida, que se quite el fútbol...

8 comentarios:

El que apaga las subestaciones dijo...

"Y es que donde esté una buena corrida, que se quite el fútbol..."

Eso, eso. Y que se quiten también los toros.

Chiste viejo donde los haya.

Una pregunta:

¿Se prohiben las corridas (de toros) o también la tauromaquia?

Lo digo porque están los concursos de recortadores, que desde hace un tiempo parecen ser mejor espectáculo que las corridas. Mejor en cuanto a que garantiza el resultado. Cosa que no estaba nada clara con según qué toreros y ganaderías. Por ejemplo, Curro Romero.


Y una serie de puntualizaciones sobre opiniones comunes estos dias:

No entiendo eso de "dejar morir la fiesta". Tampoco entiendo que se use como justificacion la existencia de millares de familias que dependen de esta actividad economica.

¿Acaso no habia decenas o centenares de miles de familias viviendo del negocio de la construccion? Sigamos construyendo. Lo que sea, aunque no se venda. Todo con tal de que no vayan al paro, no? Pues no, se les dejo en la calle.

En cuanto al "dejar morir" a un espectaculo con un seguimiento popular decreciente, ¿qué pensaríamos si alguien dijese que el sacrificio de niños es tradicional en Fenicia y Cartago pero que es mejor que la costumbre muera por sí misma porque ya se sacrifican poquísimos niños?

Sergio dijo...

Diríamos que no estamos hablando de lo mismo. Igual que no se considera maltrato animal engordar el hígado de un pato hasta 10 veces su tamaño, o no se prohíbe "la matanza".

Lo que pasa es que apuntarse el tanto de defender a los animales, además haciendo caso a una iniciativa legislativa popular y defender las costumbres catalanas, es demasiado goloso en año electoral como para que estos politicastros que tenemos (o tienen en Cataluña en este caso) la dejen pasar así como así.

Las corridas de toros en Cataluña tienen lugar única y exclusivamente en la Monumental de Barcelona, que seguramente en un par de años hubiera cerrado por falta de empresario que se hiciera cargo de las pérdidas. No se puede vivir todo el año con una corrida de José Tomás (aunque alguna que otra lleva viviendo un montón de años de una de Jesulín) y al final se dejarían de llevar a cabo.

Es más. Las corridas quedarán abolidas a partir de 2012, lo que me recuerda al rey de El Principito, que ordenaba al sol que saliera, pero a la hora de salir. En 2012 habría que ver las corridas que se llevaban a cabo en la Monumental de Barcelona... Como diría Eugenio: "una o ninguna"

El que apaga las subestaciones dijo...

Ya estamos con que si las ocas... ¡¿Y las ostras?! Porque nadie se acuerda de las pobres ostras. ¡¡¡QUE LAS COMEN VIVAS!!!

Respecto al Sol... ¡Atención, chiste! (Cuerpo a tierra).

El camarada presidente de la República Democrática Alemana se levanta todos los días, se asoma a la ventana de su dormitorio y saluda: ¡Buenos días, sol! Y el sol, todos los días le responde, Buenos días, camarada presidente.

Por la tarde, si tenía tiempo, el camarada presidente se asoma a la ventana de su despacho y saluda: ¡Buenas noches, sol! Y el sol le respondía: Buenas noches, camarada presidente.

Un buen día el camarada presidente Honecker se levantó, abrió la ventana, se asomó y saludó: ¡Buenos días, sol! Pero afuera todavía estaba oscuro y nadie respondió.

¡¡¡Buenos días, Sol!!! volvió a saludar el camarada presidente.

¿Dónde estás, Sol? Amanece de inmediato. Ordenó el camarada presidente.

Y entonces se oyó la voz del Sol:

¡Que te den! Me he fugado al Oeste.



Traducción del idioma inaccesible al castellano:

Me voy de vacaciones cuatro semanas.

Sergio dijo...

Ese chiste es de "Good bye Lenin". Lo mejor viene después, cuando el policía se ríe y el comisario político, que era el que lo había contado y animado a reírse, le pone de patitas en la calle.

Lo de los patos es un ejemplo como cualquier otro. Cualquiera valdría. Lo que me pregunto es, una vez que consigan prohibir los toros en todo el mundo, ¿qué será lo siguiente? Lo que me recuerda al texto erróneamente atribuido a Bertold Brecht que todos tenemos en la cabeza.

Disfruta de las merecidas vacaciones.

Pabela dijo...

Reconozco que no me agrada ningún tipo de maltrato animal y me pone un tanto contenta- aunque sea algo muy cultural- que se prohiban las toreadas. Pero es bien cierto que habría que pensar en forma global,aun recuerdo eso de como hacen ciertos patés y se me da vuelta el estómago de pensar en el proceso. En fin, no obstante considero que es un tema candente y no tan simple de ponerse de uno u otro lado.
Me agradó mucho conocer tu sitio a través de los premios 20 blogs!

El que apaga las subestaciones dijo...

No tengas miedo, Pabela. Se dice "corridas de toros". ¡Viva la polisemia del castellano! (No te digo ya cuando te cambias de continente).

Sergio, ¿no es de "La vida de los otros"?

En cuanto a los toros... ¿Alguien vio la Monumental de Barcelona en la corrida del otro día? He visto desiertos menos poblados. Pero es que luego sacaron Las Ventas y tenía poca más gente. Así que me temo que el problema de los toros es más español que solo catalán.

Si alguien se acuerda de los buenos viejos tiempos del Imperio... No, nada del galáctico, coño. Me refiero al Imperio Romano. Ese al que orgullosamente pertenecían nuestros mayores, libres o esclavos. Bueno, pues en el Imperio se estilaban las luchas de gladiadores y los bestiarios, peleas entre animales o entre animales y hombres.

Así que no desesperéis. Si tras la caidita de Roma los bestiarios tardaron un millar de años en reaparecer como negocio-espectáculo, solo tenéis que esperar otros mil años.

Sergio dijo...

Es verdad, es de "La vida de los otros". El caso es que tenía la imagen en la cabeza, y al decirlo tú me ha venido también la imagen del protagonista. Muchas gracias.

nahia13 dijo...

Me encantan tus entradas. Sin dudas estan muy bien pensadas. Pero no por ello estoy de acuerdo con tu opinion.

He de decir que yo no veo del mismo modo que tu el tema de las corridas de toros. Además de odiar la sangre(a menos que sea de mentira) y odiar ver sufrir a gente/animales; odio que se haga politica de la barata con estos temas. ¿Todo esto para que? Para separar más España.

Puesto que yo no soy catalana y no me gustan los toros, si fuera no los prohibia solo en Cataluña, sino en todo el mundo. ¿Ver sufrir animales por el mero placer de algun asesino encubierto?

La tauromaquía sin embargo me parece envidiable el cuidado que se tiene a los toros. Además de no dejar a los pobres animales reproducirse con quienes quieran para seguir con la "raza pura", los toros gozan con una vida envidiable.

No veo la necesidad de matar a toros, ni de mantenerlos en cautiverio, pero seria hipocrita no decir que yo mantengo a mi gato en cautiverio pero desde un principio ha tenido la oportunidad de escapasarse y no lo ha hecho.

Los toros, no tienen oportunidad de escaparse. No pueden salir de su arena a menos que esté muerto. Solo entonces será libre.