miércoles, 14 de octubre de 2009

El carrito del helao (XVII): ... y Rajoy lanza un órdago


- ¿Qué hora es?

- Manzanas traigo

Algo asi debió de ser la conversación entre Camps y Rajoy en la tarde de ayer, puesto que según parece, o Camps no se explicó o Rajoy no se dió por enterado, o lo que es peor, Camps se la metió doblada a Rajoy hasta la empuñadura.

Porque si no no se entiende que la dirección nacional del PP dé por destituído a Ricardo Costa mientras que el propio Costa salía a decir que no había dimitido ni había sido cesado en ninguno de sus cargos, además de contar con el apoyo del presidente regional Francisco Camps.

Así que, mientras Camps comunicaba a Rajoy que había destituído a Costa, apoyaba incondicionalmente a Costa de puertas adentro en una reunión en la que "nos han pedido que no hablemos y que aplaudamos", según José Joaquín Ripoll, presidente del PP en Alicante. Hizo lo que mejor sabe, que es quedar bien con todo el mundo, aunque en este momento no podía ser. Aún así, y dada su proverbial cobardía, lo intentó.

A todo esto, María Dolores de Cospedal, ha amenazado esta misma mañana en la COPE con medidas disciplinarias contra Costa si actúa como portavoz del Grupo parlamentario Popular en las Corts Valencianes. Y como no podía ser de otra forma, Camps se ha cagado en sus pantalones de tiro alto y ha apartado a Costa de la portavocía del grupo parlamentario popular. Empieza la guerra.

En resumen, Costa trucó por la mañana con la espada que significaba el insinuar que tiraría de la manta, Camps retrucó para no ser menos y le dijo a Rajoy que no tenía cartas, a lo que el gallego, poco avezado en las artes de un juego tan valenciano como el truc se envalentonó, y estando más acostumbrado al mus, lanzó un órdago (que no tiene nada que ver, pero queda bien), pero luego se dió cuenta de que no llevaba cartas y de que además se jugaba a otra cosa. ¿Será que quieren cargárselo a él? y más ahora que Costa seguramente tirará de la manta, o eso anunció ayer. Ahora tiene que demostrar que no iba de farol.

Por si acaso, Esperanza Aguirre, Juan Costa (hermano de Ricardo y que ya se postuló en el congreso de Valencia como alternativa a Rajoy) y el sempiterno sucesor y alcalde-faraón de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, deben haber empezado a redactar el discurso de aceptación del cargo, que nunca se sabe.


Y Rajoy con la barba seca...

8 comentarios:

Matías dijo...

SIN DESPERDICIO !! :

José Joaquín Ripoll (presidente del PP en Alicante): "Incluso los que hemos estado en el Comité Ejecutivo no tenemos muy claro que lo que pasó, pasó, y lo que no pasó, no pasó. Si nosotros, que estábamos, no lo tenemos claro, ¡qué mal lo estamos haciendo para que los ciudadanos lo puedan entender!".

Matías dijo...

ojo al dato:

http://www.elpais.com/articulo/espana/sustituto/Costa/nego/Holocausto/1979/elpepuesp/20091014elpepunac_28/Tes

Sergio dijo...

No, si parece que los vayan eligiendo...

De momento, y según la SER, parece que varios de los barones del PP están advirtiendo a Rajoy de que tenga cuidado con Paquito. Supongo que Zaplana le podía contar cómo funciona Camps, porque lo que creo que pretendía hacerle a Rajoy, ya se lo hizo a Zaplana.

Tyrion dijo...

De todas formas yo a Camps lo veo bastante nerviosito. Esto fue una "perla" que soltó el otro día en la reunión pepera donde se suponía que iban a echar a Costa:

Todos tenéis que ser felices, porque todos somos iguales, los calvos y los que tenéis pelo

No se, diciendo esta clase de chorradas y con esas sonrisa bobalicona que lleva siempre, parece que esté puesto de prozac todo el día o algo así.

En cualquier caso, para mí que su carrera política está llegando al final. A pesar de que Rajoy lo ha confirmado hoy mismo como candidato a la Generalitat Valenciana para 2011. Será que tiene la nariz tapada y no huela el tufo a chamusquina.

Sergio dijo...

En respuesta a tu comentario Tyrion, pongo aquí el editorial que hizo ayer Iñaki Gabilondo en las noticias de Cuatro:

"En el capítulo anterior... Sí, la historia merece ser contada como un culebrón. En lo ocurrido en Valencia, las miserias, las traiciones, las cobardías; adquieren carácter de novelón de sobremesa. Con el añadido de la pringosa horterada formal que da vergüenza ajena. A la espera de los siguientes capítulos que llegarán, quedan claras por el momento algunas cosas:

Primera: Costa se va sin que le manche ni una pizca más de mugre que a Camps.

Segunda: según nos han contado algunos testigos, la reunión de la ejecutiva del PP valenciano fue un disparate; el discurso de Camps fue el de un hombre sonado. Todavía se andan preguntando qué dijo, pues, perdido en un marasmo argumental, mezcló sin venir a cuento la felicidad con la calvicie, Gandhi con Churchill… y cerró abruptamente el cónclave para impedir una votación que hubiera sido la debacle.

Tercera: María Dolores de Cospedal no se merece el papelón que su partido le está obligando a hacer. La semana pasada reconoció no tener noticia de la reunión Camps-Rajoy en el parador de Alarcón. Ayer estuvo en la televisión madrileña y, en su calidad de Secretaria General, afirmó solemnemente que Costa había dimitido. Se lo había asegurado Camps. Pero no era cierto. Costa no había dimitido. Una persona sin la capacidad ascética de Cospedal hubiera dado un portazo y se hubiera ido con viento fresco.

Cuarta: Valencia es la primera Comunidad Autónoma que amaga una insubordinación territorial, y Camps, el primer presidente que exhibe un caudillismo autonómico digno de ser observado con cuidado. Algunos sólo se fijan en los fantasmas separatistas y no ven los peligros de los virreinatos y los caciquismos.

Quinta: Rajoy no puede con el PP. Es imposible que pueda con España. Y cada día resulta más difícil imaginar cómo va a poder llegar al 2012".


Yo por lo menos lo suscribo palabra por palabra.

Tyrion dijo...

Lo leí esta mañana y lo suscribo también. La primera frase es lapidaria: "Costa se va sin que le manche ni una pizca más de mugre que a Camps".

Con esto se les debería caer la cara de vergüenza tanto a Mariano como a Paquito, pero como de eso no usan ...

El que apaga las subestaciones dijo...

Ojo con lo que suscribes, Sergio.

Recuerda que herr Gurkel empezó a hacer negocios cuando gobernaba Aznar.

¿Sabía Aznar lo de Correa? ¿Sí? ¿No? ¿Controlaba entonces Aznar el partido?

Yo solo sé que Correa estuvo invitado a la boda de la hija de Aznar.

Lo que no sé es si llegó por parte del novio, Alejandro Agag, que también sale nombrado en la instrucción judicial, si llegó por parte de la novia, cuyo padre era el presidente del partido al que organizaba los actos, o si, por el contrario, Correa se coló en la boda. Cosa esta última que no me extrañaría.

De todas formas, Ricky Martin Costa no puede decir eso de que le forzaron a hacer negocios con Correa. Cuando se lo presentaron a Arenas, este aclaró al "introductor" que no quería ver a Correa ni en pintura.

Sergio dijo...

Pero eso no tiene que ver. Está claro que todo empezó con Aznar, pero ni Rajoy dió instrucciones para que terminara, ni Costa hizo bien tomando el modus operandi como propio. Está claro que Costa debió decir que no, como Arenas, y de eso nadie le puede exculpar, y yo tampoco lo hago.

Eso sí, hacerle responsable último de todo el tejemaneje cuando Camps hablaba con su amiguito del alma en plena genuflexión. Y eso que lo suyo era muy bonito.

Costa hizo mal, o muy mal, al prestarse a esto, pero el que se lo ofreció no se puede ir de rositas.