lunes, 12 de enero de 2009

Blanca cuesta de Enero

Para los que venimos de tierras costeras, de clima mediterráneo, lo del viernes fue como estar en una película, porque yo no había visto nunca una nevada como la que cayó en Madrid este pasado viernes.

Ya las noticias anunciaban que podría nevar, sobre todo por la zona del corredor del Henares, que es donde está mi empresa, pero nadie se esperaba lo que llegó a caer. De hecho, todavía esta mañana está el parking completamente nevado y con un palmo de nieve en las zonas de césped.

Eso sí, el sábado el Retiro estaba precioso, todo blanquito (aunque no era nieve, era hielo) y con una imagen más parecida a una postal navideña que a un parque del centro de Madrid.

Lo del caos de las comunicaciones es otra cosa. Desde San Fernando de Henares, en el km 17 de la A2, hasta la Avenida de América, que debe ser el km 4 o 5 (las disntancias kilométricas se miden desde la Puerta del Sol) tardamos 3 horas de reloj. Desde las 11 de la mañana hasta las 2 de la tarde. Barajas cerró por primera vez en su historia y en toda la comunidad llegó a haber 400 km de atascos.

Y es que ver nevar es muy bonito, pero es un rollo, sobre todo para los que tienen coche.

1 comentario:

El que apaga las subestaciones dijo...

Este... El aeródromo de al-Baraka (otra vez O'Bama) existe desde los años ¿20? Y la última vez que cerró creo que fue en 1993.

Respecto a los dueños de coches y sus problemas con la nieve... Pues... Yo tengo coche. Y si no llevo cadenas, ni lo arranco.

Pero, ya sabes, los madrileños somos gente muy, pero que muy racional. Así que no creo que demasiada gente llevase cadenas. Pese a los frecuentes anuncios radiofónicos de este y anteriores años.

Aún así, cualquier carretera de acceso a Madrid quedaría inútil con que solo un 1% de los coches se quedasen tirados por no llevar cadenas.

Solución: No coger el coche si uno vive entre madrileños.

Que es lo que hice yo. Sobre todo porque me levanté tarde, cuando ya había caído mucha nieve. (Ejke estaba de vacaciones).

Pero que conste que si la nevada me hubiese pillado con el coche aquí, habría vuelto a casa en metro. Que para eso lo inauguró la Sra. condesa de Murillo.