miércoles, 28 de enero de 2009

Desahogaos

Esta semana va de "desahogaos", y si el otro día escribí una entrada acerca de una entrevista a José María Aznar y su entrevista en La Razón, hoy es el turno de José Luis Feito, Presidente de la Comisión de Política Económica y Financiera de la CEOE, la patronal española. No sólo exculpa al "mercado" de la crisis, sino que carga las tintas sobre el salario mínimo. Cómo se nota que no tiene que vivir con él. Transcribo la entrevista por su interés documental, pero advierto que puede herir la sensibilidad de cuya falta hace gala este individuo, por ser educado.

"El salario mínimo es un arma de destrucción masiva de empleo"

El presidente de la Comisión de Economía y Hacienda de la CEOE ofrece en «Causas y remedios de las crisis económicas: el debate Hayec-Keynes 70 años después» (Faes), esclarecedor ensayo, soluciones a la crisis que no cesa

¿A quién se debe el horror de esta crisis?
No al fallo del mercado, ni al liberalismo, sino fundamentalmente a que el Estado no ha cumplido con su deber en el sistema financiero. Se ha generado mucho crédito y deuda -responsabilidad de los bancos centrales-, que no se puede pagar. La clave de esta crisis está en políticas monetarias muy expansivas, no sólo de la Reserva Federal de EE.UU., sino del Banco Central Chino. El liberalismo admite que el Estado tiene que intervenir masivamente para paliarla.

¿Nos deslizamos a otra Gran Depresión?
Las fuerzas depresivas que se han de-satado en la Economía Mundial son más violentas que las de la Gran Depresión.

¿Qué lamentables errores ha habido?
La subida de tipos del Banco Central Europeo, en plena vorágine depresiva, los vaivenes en la intervención de los bancos, lo que se ha tardado en comprender las dimensiones de la crisis...

El Gobierno tardó en entenderla. ¿Por...?
Hubo errores intelectuales. No sólo el interés político de minimizarla, sino el pensamiento de que iba a ser más suave de lo que está siendo, y menos duradera.

827.000 hogares en paro. Más de tres millones de seres humanos sin empleo. Las cifras aterrorizan, desgarran, destruyen...
En 2008 el paro aumentó en más de un millón de personas, pero la mitad respondía a gente que buscaba trabajo por primera vez. Este año el porcentaje de parados por la destrucción de puestos de trabajo va a ser muy superior. Económicamente peor, y desde el punto de vista humano, terriblemente doloroso.
En 2008 el paro aumentó en más de un millón de personas, pero la mitad respondía a gente que buscaba trabajo por primera vez.

¿Son necesarios los miles de despidos?
El sufrimiento no es necesario nunca, pero son inevitables por la violencia de la crisis y el entramado institucional económico. Ningún país tiene una destrucción del empleo como España.

¿Y a qué obedece esa intensidad?
La crisis nos afecta más porque dependíamos del sector inmobiliario, que pesa mucho en el PIB (Producto Interior Bruto) español. Cuando este sector se hunde intensamente se destruye más empleo. Otra causa por la que el PIB cae, en renta per cápita, es porque las familias españolas, y empresas, estaban más endeudadas. Y reaccionan restringiendo su gasto. Familias y empresas españolas hacen lo que critican a los bancos, que no dan crédito; así, las empresas no invierten, y las familias no consumen.

Nos piden que consumamos productos españoles, pero hay dos aspectos del mercado de trabajo que hacen que España esté en una situación de aislamiento mundial: los costes del despido y el salario mínimo.
Los costes de despido son los más elevados del mundo y tienen una excesiva judicialización. Y nadie quiera contratar. Otro drama que contribuye al descomunal aumento del paro en España es el salario mínimo: el arma de destrucción masiva de empleo de jóvenes y trabajadores poco cualificados más potente que ha descubierto la Humanidad. En España, a mitad de la plena crisis, hemos hecho unos momentos de salario mínimo descomunales, como en ningún país.

Y de los popes económicos, ¿quién tenía razón: Hayek, de nariz aquilina y bigote austriaco, o Keynes, de mostacho británico?

Keynes cometió el error de pensar que si hacemos políticas monetarias tan expansivas enseguida saldríamos de la crisis. Hayek comprendía que una crisis era de consecuencias inevitables porque había sectores sobredimensionados. Y ahí es donde opera la medicina clásica: cuanta más flexibilidad, mejor.

¿Soluciones para la Economía en crisis?
Flexibilizar, pues, todo lo posible.

¿Su ensayo lo leyó el ministro Solbes? Debería ser libro de cabecera de maese Pedro.
No lo sé, pero se lo envié. Son ideas fundamentales que un economista y responsable de Economía tiene que tener.

¿Y Zapatero?, l de «tengo un pasado...»
No se lo mandé, pero quiero pensar que muchas de estas ideas están en el andamiaje intelectual de los responsables de la política económica española.


A lo mejor tardo un poco en volver a escibir algo. El tiempo que tarde en ir a vomitar y volver.

3 comentarios:

Matías dijo...

Pues aquí chocamos amigo:

Sobre que "el mercado" no tiene la culpa, coincido. El mercado o el sistema capitalista, nos guste o no garantiza libertades, y eso es bueno para la economía global, para la expansión. Ahora bien, y lo dice el sr. Feito, ( que vaya guasa en el cole de pequeño, no ? ), fallan estrepitosamente las medidas de control o restricción, y la libertad, esto lo digo yo, se convierte en libertinaje. Si los gobiernos y los bancos centrales miran a otro lado y no ponen cota a las acciones de las grandes compañías, límite para el endeudamiento por ejemplo, o para el suelo construido, o control sobre el precio del suelo y de la vivienda, etc,etc,etc...entonces viene lo que tenemos. Pero no por el sistema de mercado, si no por la ausencia, o inoperativa de sistemas reguladores.

Sobre que el salario mínimo y el precio de los despidos destruyen empleo, totalmente de acuerdo también. El hecho, como sabes, nuestra economía la sustentan sobretodo pequeñas pymes y autónomos que pueden tener contratados a dos o tres trabajadores. Si no voy muy desahogado, que nadie va..., prefiero pagar el salario mínimo que un buen sueldo, y cuando llegue el momento de hacer fijo a estos empleados, no les renuevo, porque los despidos son carísimos y no me quiero ver pillado con eso, y además, les voy a tener que pagar más por hacer lo mismo, o en ocasiones, por hacer menos, porque como los despidos son carísimos, “yo no pego una palo al agua, si quieren que me despidan”, y te lo cuento porque lo vivo a diario. Y qué se consigue esto, la pescadilla que se muerde la cola, mano de obra, poco profesional, muy poco cualificada y muy poco productiva, y por supuesto, empleos inestables y mal remunerados. Si el cuento fuera distinto, si los despidos fueran baratos, y el salario mínimo más alto, el trabajador se preocuparía en mantener su puesto de trabajo y su estancia en las empresas sería más prolongada, su perfil profesional de mayor calidad, las empresas mas competitivas y mas productivas, y tanto la economía del trabajador como la del empresario más sólidas.

Para alguien serio y con cierta formación, le puede parecer extraño, pero te aseguro que hoy en día, es muy complicado encontrar un trabajador menor de cuarenta años que no aplique la ley del mínimo esfuerzo, aquello de todos los derechos pero pocos deberes, y que no se balancee entre el resguardo de los sindicatos, el sistema este de amonestaciones donde las faltas caducan y las pueden repetir eternamente, la poca consistencia económica de la empresa para despedirlo, las bajas vete tu a saber porqué, y el paro, por supuesto.

Para que te parezca menos extraño, recuerda que hoy muchos viven amancebados en pisos de alquiler compartidos, sin muchas responsabilidades y mucho menos una familia, o en casa de papá, sin tener hijos por supuesto. Se dedican a ir de trabajo en trabajo, viviendo del cuento, ahora de un despido, ahora de una baja, ahora del paro...etc,etc,etc.

Como vas a hacer productiva una empresa en estas condiciones.

Sabes que de lo que te hablo lo he sufrido en mis carnes, que hoy en día mi pequeña empresa familiar esta limpia de estos individuos , y ahora puedo empezar a decir que producimos y somos competitivos. Mis salarios son altos, los horarios los justos, y el personal está debidamente formado. No tengo un despido barato, pero son gente con cargas familiares que saben lo que cuesta un duro y vienen aquí a ganárselo, y eso es lo que a mi me da la seguridad que no se van a tirar en un rincón a hacer la siesta, o van a venir borrachos de almorzar, o van a estar fumando porros y esnifando cocaína en los servicios vete tu a saber qué. Desgraciadamente, este mal esta muy arraigado y generalizado, y si hablaras a diario como hago yo con cantidad de conocidos propietarios de pymes parecidas a la mía, todos te contaríamos el mismo cuento, por desgracia.

En definitiva, libre mercado si, pero mano firme y dura en la regulación, todos vemos crearse las burbujas durante años, pocos tontos quedan ya en una sociedad como la nuestra. Y sueldos altos para mano cualificada, acompañado obviamente con una rebaja fiscal para el empresario porque si no ,no se pueden pagar, eso también te lo digo yo, lo que quizá obligaría una reforma de la seguridad social, y despidos más baratos, por supuesto. Se trataría en definitiva de que por una parte, el empleado viera interesante mantener su puesto de trabajo, pues se considerara bien pagado, que el empleador tuviera suficiente margen para poder pagarle bien, y con otros elementos crear un poder coercitivo a manos del empresario para que el trabajador no se columpie, te podría contar casos y te echarías las manos a la cabeza.

( ¿ tengo el record al post mas largo ? )

Sergio dijo...

Aunque no te lo creas, estamos de acuerdo en muchas cosas, y te lo digo porque está claro que las PYMES son el tejido productivo esencial y para las PYMES puede ser un problema lo que dices, y estoy convencido de que lo es. Lo que pasa es que esta crisis financiera no la han creado las PYMES ni los trabajadores, y al final son los que la van a acabar pagando.

En lo del mercado no puedo estar de acuerdo, y no con que la falta de control haya hecho que haya pasado esto, sino en que desde ninguna parte se ha propiciado el que haya esos controles. Un ejemplo contrario lo podemos tener en España, y los ultraliberales tachaban a Luis Angel Rojo casi de ser la reencarnación de Marx, al grito de "el mercado se regula solo", y es que el mercado no se regula solo, y luego nos pasa esto.

Por eso, que salgan ultraliberales quejándose de que no se han establecido los controles necesarios cuando ellos han hecho lo posible para que no existan, me da ganas de vomitar.

El problema es ese, no que el salario mínimo sea alto o los despidos caros. Si no hubieran hecho lo posible para que fuera tan sencillo llenarse los bolsillos a base de hipotecas ninja (en España no son posibles, gracias al control del Banco de España precisamente) a unos intereses desorbitados, no hubiera pasado lo que nos está pasando. Y de eso, no tienen la culpa las PYMES ni los trabajadores, que bastante han hecho sufriendo el que jueguen con su dinero sin ningún tipo de escrúpulo, pero ahora lo van a pagar, unas y otros.

Matías dijo...

Bueno pues si, a perro flaco todo pulgas....o a pagar poca ropa, etc,etc...´lo cierto es que llegados a este punto, o se reactiva la liquidez en el sistema financiero, auqnue sea a base de los fondos de bancos centrales, del estado, de todos nosotros en definitiva, o el invento se va al garete, y para que esto pueda suceder, antes habría que "inventar un nuevo sistema", y esto no creo que pase.

En definitiva, por lo menos que escarmienten y funcionen, o establezcan nuevos sistemas de regulación. Ahora que tenemos tan claro que es lo que falla...