viernes, 24 de octubre de 2008

Yo quiero ir, yo quiero ir...

Partamos de la base de que España posiblemente debería estar en el G-8 (cosa que Aznar no consiguió y a la que Zapatero restó importancia), y como mal menor, en el G-20 (cosa que Aznar rechazó y Zapatero creo que ni se ha planteado), y por tanto debería estar en la famosa reunión del 15 de Noviembre en Estados Unidos, en la que se va a decidir el nuevo orden económico mundial, pero de todas formas, tampoco creo que las formas de pedirlo estén siendo las más adecuadas.

A mí Zapatero, en este tema, me recuerda al niño que no eligen para jugar a fútbol pero que desde que se empieza a elegir está levantando la mano y diciendo "yo, yo, yo..." pero que luego se queda el último. Y eso es jugando en la calle, y porque en la calle no se queda nadie sin jugar, aunque sea de portero. Aquí se queda mucha gente sin jugar, así que no creo que nos elijan, sobre todo porque no elige una vez cada uno, sino que elige Bush como amo del balón que cree que es. El problema es que ninguno tiene arrestos para decirle que el balón con el que jugaban está pinchado (entre otras cosas por los punterazos del propio Bush y sus amigos "neocons") y que de lo que se trata es de elegir el nuevo balón, o incluso de elegir un nuevo juego, y que España lleva tiempo jugando a una modificación del que jugaban todos y a nuestro sistema financiero no le ha ido tan mal como a otros.

No sé si es por no levantarse al paso de la bandera americana, si es por retirar las tropas de Irak o porque le hace caso a su amigo "Ánsar", pero no parece que Bush nos invite a jugar en su casa. En cualquiera de los casos me parece un error. A ver si convencemos a Obama, y si gana hace valer su peso como presidente "in pectore" y consigue que nos inviten. Más que nada, porque creo que tenemos cosas que decir, y eso vendría bien a todo el mundo.

1 comentario:

El que apaga las subestaciones dijo...

Este... Suiza no está en el G-8. ¿Alguien ha oido al presidente de la Confederación Suiza suplicar un puesto en el G8?

Quizás el G8 solo sea una de tantas correas de transmisión para las órdenes de los que tienen mucho para los que no tienen tanto. Y los banqueros suizos eso no lo necesitan. Que tienen teléfono directo. Al fin y al cabo, lo suyo es un puesto de más responsabilidad que el de presidente de tal o cual estado.


Y no es un "verdes estaban las uvas". Porque, incluso al margen de esa opinión mía, considerando que el G8 puede sernos de alguna utilidad, España no merece estar ahí.

¿Qué se ha hecho en lós últimos 33 años para transformar la economía franquista del ladrillo y el trabajo mal pagado en una economía basada en la ventaja tecnológica?

No molestarse: Es una pregunta retórica. No se ha hecho nada. No lo hicieron Suárez, Calvo Sotelo, González, Aznar ni lo ha hecho Rodríguez. Ni lo hará el siguiente. (Eso lo tenemos que hacer los españoles, no los políticos ni Dios).

Si alguien quiere quitarse las gafas de verlo todo bien, que haga el favor de ver la primera película de Mortadelo y Filemón, donde un viejo dictador (militar) al que aclaman falanges de albañiles, yesistas y demás gremios de la construcción decide que su sucesor es un individuo alto, delgado y no muy dotado intelectualmente.

¿Alguien soñó que Mortadelo cambiaría el modelo económico? ¿Y el régimen político? Si acaso, el heredero haría bueno el viejo lema de "cambiarlo todo para que nada cambie".

(Hazme sitio, que creo que nos van a mandar a la misma celda).